El nacimiento real del Aikido se produjo como resultado de tres experiencias iniciáticas experimentadas por Morihei Ueshiba. La primera de ellas ocurrió en 1925, tras un un combate en el que O’Sensei había vencido a un oficial de la marina, maestro de kendo, armado con un bokken (una katana de madera) sin luchar ya que podía sentir la dirección en la que iba ir cada ataque antes de producirse. Al terminar el combate, Morihei Ueshiba fue a lavarse en un pozo y allí tuvo la siguiente experiencia:

“Sentí de repente como el universo temblaba y espíritu saltaba desde el suelo y cubría mi cuerpo transformándolo en un cuerpo dorado. Al mismo tiempo mi cuerpo se convirtió en luz. Entonces era capaz de entender los susurros de los pájaros, y era completamente consciente de la mente de Dios, el creador del universo.

En aquel momento estaba iluminado: la fuente del budo es el amor de Dios – el espíritu de la protección amorosa para todos los seres… el Budo no consiste en subyugar a un oponente for la fuerza ni tampoco se trata de una herramienta para conducir el mundo a la destrucción por las armas. El verdadero Budo es aceptar el espíritu del universo, mantener la paz en el mundo, proteger y cultivar a todos los seres en la naturaleza.”

O Sensei estudiandoLa segunda experiencia ocurrió en 1940:
“Alrededor de las 2 de la mañana estaba prácticando misogi cuando de repente olvidé todas las técnicas marciales que había aprendido durante mi vida. Las técnicas de mis profesores de repente parecían completamente nuevas. Ahora eran vehículos para el cultivo de la vida, el conocimiento y la virtud, en vez de formas de lanzar a la gente.”

Su tercera experiencia tuvo lugar durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. En uno de los momentos más dramáticos de la historia de Japón, Ueshiba tuvo una visión del “Gran Espíritu de la Paz”.

“El Camino del guerrero ha sido malinterpretado. No consiste en matar y destruir a otros. Aquellos que buscan competir y superar a los demás están cometiendo un terrible error. Aplastar, herir o destruir es la peor cosa que un ser humano puede hacer. El Camino real del Guerrero es prevenir esta destrucción, es el Arte de la Paz, el poder del amor.”

morihei-hatsu
En 1927 Ueshiba se mudó a Tokyo donde fundó su primer Dojo, que todavía existe hoy con el nombre de de Aikikai Hombu Dojo. Entre 1940 y 1942, realizó varias visitas a Manchukuo (en la Manchuria ocupada por Japón) para enseñar su arte marcial. En 1942 abandonó Tokyo para ir a vivir a Iwama donde se utilizó por primera vez el término Aikido para definir su arte. Allí fundó el Aiki Shuren Dojo, también conocido como el Iwama dojo.

De 1950 en adelante, Morihei comenzó de nuevo a viajar por el Japón respondiendo a invitaciones para enseñar, dando conferencias y haciendo demostraciones. Cuando alcanzó los setenta años de edad, la magnífica técnica de Morihei surgía cada vez con más fluidez de la inmensidad de su espíritu, en contraste con la fiereza y la fuerza física características de sus primeros años, poniendo un mayor énfasis en la naturaleza amorosa del aikido. (El primer carácter de aikido, “ai”, que significa armonía, se lee de la misma manera que el carácter que significa amor. En sus últimos años, Morihei acentuaba la equivalencia de estos dos significados.)

Las anécdotas son numerosas en la vida de Ueshiba. Algunas forman parte de la leyenda; otras son realidad, y de ellas fueron testigos sus contemporáneos. A veces fueron filmadas o fotografiadas. Se dice que aun cuando era un anciano de ochenta años y con tan sólo cincuenta y seis kilos de peso, podía desarmar a cualquier enemigo, vencer cualquier número de atacantes e inmovilizar a un oponente con un solo dedo. Nunca atacaba, pues esto significaría haber perdido el control; Morihei era sobre todo un hombre de paz que detestaba toda clase de violencia, y que trataba de evitar el enfrentamiento mediante la armonía.

En 1969, Morihei Ueshiba enfermó y el 26 abril murió a causa de un cáncer. Dos meses más tarde también murió su mujer Hatsu mientras que su hijo Kishomaru Ueshiba tomó el relevo de transmitir el legado del aikido.

Submit a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.